Las cooperativas financieras

“Procuramos un sistema financiero sano, garantista e inclusivo y que no ponga en riesgo esa economía solidaria, que es la que da atención a las provincias, de tal forma que se preserven en el tiempo y sean fuentes de creación de riquezas para el país.”

Las cooperativas no pueden seguir como chivos sin ley en el patio de las finanzas criollas. Voy más allá: El temor (¿terror?) que muestran algunas a un mínimo de regulación y supervisión levanta sospechas.

El tristemente patético Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (Idecoop), teóricamente llamado a supervisar y normar el sector cooperativo, es francamente incompetente e incapaz de cumplir su función con un mínimo de rigurosidad.

No es una afirmación alegre. Si no me cree, un ejemplo sencillo bastará. Parte de la labor de un órgano rector financiero es “establecer manuales de cuentas contables uniformes y envío de información oportuna”, de tal forma que posteriormente sea divulgado, transparentado y analizado por las partes interesadas.

Invito a cualquiera que visite la página web idecoop.gov.do. En su sección de “Estadísticas”, la información financiera más reciente que tienen, de manera consolidada, corresponde, léalo bien, ¡a diciembre de 2015! Es decir, hace 30 meses.

En un informe, Idecoop establece que las cooperativas cerraron el 2015 con RD$96.7 mil millones en activos y un patrimonio de RD$39.1 mil millones.

Increíblemente, en la misma página afirman que los activos (*) y el patrimonio (*) para el cierre de 2016 se elevarían a RD$214.5 mil millones y RD$154.4 mil millones, respectivamente, un aumento relativo de 122% y 295%… ¡En un año!

Evidentemente que estamos frente a un disparate estadístico, solo explicado por la anotación al pie de nota en la (*): La cifras del 2016 son una… “Proyección”.

En otras palabras, no solamente que se publican estadísticas desfasadas, sino que se es incapaz de realizar unas proyecciones mínimamente razonables pues no cabe en la cabeza de alguien que los activos de un sector, el que sea, más que se duplique en menos de un año.

Sobre los “manuales de cuentas contables uniformes” no hay que profundizar mucho. Revise tres estados financieros auditados de tres cooperativas (si es que los encuentra, por cierto) y no encontrará en ellos un mínimo de uniformidad.

 

Leave your comments

Post comment as a guest

0
terms and condition.

Comments (45)